sevilla fcb

Gran partido el de hoy entre el Sevilla CF y el Barça. Los dos equipos han hecho su juego. El Barça su tradicional juego rápido, de toque, con múltiples ocasiones y el Sevilla, con un juego igual de rápido, pero una estrategia distinta, la del contraataque.

Como equipo grande que es, ha aprovechado sus ocasiones ante Valdés y ha marcado dos goles (gran tanto el de Negredo) que le ponían el partido muy de cara. Pero un poco después del gol del Cesc, el Sevilla ha jugado de un modo más “conservador”, más de equipo pequeño. La auto-expulsión de Medel (ni provocada ni exagerada) fue, con perdón, de tontos y quizás fruto (no causa) de ese cambio de actitud. Al final, grave perjuicio al equipo hispalense.

Ha empezado a perder el tiempo (algo respetable) y a cambiar la dinámica de su juego. Ello, junto nuevamente una adecuada gestión de los cambios hechos por Vilanova (¿cuando dejaremos lo de Tito?), ha puesto al Barça en el partido, que lo ha acabo ganando de forma épica.

Detalles:

a) Cuando el Barça empata el partido (minuto 88) más que celebrarlo, corre para seguir atacando.

b) Cuando el marcador se pone 2-1, al rato el Sevilla cambia de estilo de juego e, incluso el público cambia de actitud. Hay silbidos (molestísimos) en cada posesión del Barça. Posesión=silbidos=molestia / Posesión larga=muchos silbidos=mucha molestia. Creo que ese comportamiento no ayuda a nadie. Sólo crispa (al contrario, a tu propio equipo y a los espectadores).

Reacciones:

Publicar un comentario

(c) Daniel Vidal. Con la tecnología de Blogger.
 
Top