Hoy, en Pakistán, se celebra, de modo oficial, el denominado “Youm-e-Ishq-e-Rasool” (un “Día ‘de expresión de amor’ por Mahoma”), una jornada cuya instauración fue realizada hace un par de días como respuesta al absolutamente impropio film “Inocencia de los musulmanes". Se trata de un festivo oficial. Y hasta el consulado americano lo ha dado fiesta a sus empleados (para evitar problemas).

time magazine

Aunque en Himajina nos agrada la existencia de “Días de”, hemos de lamentarnos cuando su creación obedece a hechos no suficientemente denunciados o sólo parcialmente tratados.

En este sentido, resulta lamentable ofender por ofender. Y absolutamente intolerable “defender” tal hecho con pretendidos derechos a la libertad de expresión.

Es posible y necesaria la crítica. A todo. A los poderes públicos y privados, al “sistema”, a la realeza, a las iglesias/religiones, a las ideologías, tendencias artísticas e incluso a los entrenadores de fútbol. Pero hay formas de hacerlo. Y las formas ofensivas (con voluntad y ánimo de serlo) no son válidas. Y no sólo no deberían haberse hecho, sino que deberían haber sido invalidadas usando los mecanismos legales que existen y que en este caso, habida cuenta la orientación de la mira de la ofensa, no han reaccionado, en una evidente complicidad absolutamente inexcusable y que no se hubiera producido en el caso de que la mira del film apuntara hacia otros poderes.

Reacciones:

Publicar un comentario en la entrada

(c) Daniel Vidal. Con la tecnología de Blogger.
 
Top