Los concursos son muy populares. No sólo los televisivos, sino lamentablemente también los jurídicos, esto es, los procesos por los que se procura poner en orden un determinado patrimonio para hacer frente a las deudas generadas.

Lo habitual es que sean las empresas quienes, voluntariamente o instadas por los acreedores, pongan en marcha el proceso ante las deudas generadas. También sucede que sean las personas físicas quienes se declaran “en concurso”. Pero como pasa poco, no es extraño que se utilicen textos estándar que no siempre son los adecuados:

entidad concursada

(BOE de hoy)

Reacciones:

Publicar un comentario

(c) Daniel Vidal. Con la tecnología de Blogger.
 
Top