tanabata

Hoy, en Japón, siendo el séptimo día del séptimo mes, tiene lugar una festividad muy especial: "Tanabata”. Un “Día de” tradicional y muy romántico.

tanabata2

Voilà la historia (explicada hace tres años):

Cuenta la leyenda (en una de sus múltiples versiones, de las que escojo esta) que un día, un joven granjero japonés encontró una bellísima tela en el camino y se la guardó en la canasta. Un poco más adelante, una bella chica -llamada Tanabata- le preguntó si había visto su hagaromo. " ¿Qué es un hagaromo?" - le preguntó él. "Una tela muy bella que uso para volar. No soy humana, vivo en el cielo, pero sin mi hagaromo no podré regresar allá".

El muchacho, avergonzado, no le contó que él se lo había guardado, y Tanabata tuvo que quedarse en la tierra. Con el tiempo se hicieron amigos y luego esposos. A los años, haciendo la limpieza, Tanabata encontró escondida en la casa su hagaromo y le increpó a su esposo "¡Así que tú lo tenías! Ahora ya lo encontré, y debo regresar al cielo. Si me amas, tejerás mil pares de sandalias y las enterrerás junto a un bambú. Si lo haces, podremos vernos nuevamente".El joven, triste por la partida de su esposa, comenzó a tejer y tejer las sandalias hasta que tuvo casi mil pares, y decidió enterrarlas junto a un bambú. Al día siguiente, el bambú se elevaba hasta el cielo, así que el joven decidió trepar en él para reencontrase con su amada.Cuando estaba por llegar, descubrió que al bambú le faltaban algunos metros (pues no llegó a tejer los mil pares), pero tras gritar “¡Tanabata! ¡Tanabata!" recibió ayuda de su esposa y pudo llegar hasta allí.

El padre de Tanabata le preguntó "¿Quién es este joven?" -"Mi esposo". "¿Cuál es tu profesión?" –"Labrador" -"De acuerdo, entonces cuidarás de mis tierras por tres días, y podrás quedarte con Tanabata".

Tanabata le dijo al joven que tuviese cuidado ya que su padre le había puesto una trampa y que, no importando cuanta sed tuviese, no debía coger un sólo fruto del huerto. "De acuerdo" - respondió... pero no cumplió (¡hombres!). Al tercer día se moría de sed y pensaba "ya falta poco, ya falta poco", pero sus manos cogieron inconscientemente una de las frutas y abundante agua comenzó a brotar de ella. Tanta, que se formó un río muy grande que separó a los esposos.

Así acaba la leyenda. Y, en Japón creen que aún puede verse a la pareja en el cielo, bajo las formas de las estrellas Vega y Altair, que están separadas por la Vía Láctea, y que, por voluntad del padre de Tanabata, sólo pueden reunirse una vez al año el séptimo día del séptimo mes, en un puente formado por cuervos, pero sólo si el cielo no está nublado esa noche.. tanabata3

Por eso, hoy, 7 de julio (séptimo día del séptimo mes) tiene lugar en Japón la celebración de Tanabata, en la que, además de desfiles, se decoran los árboles de bambú con cientos de papeles de colores, y si alguien tiene algún deseo romántico que pedirle a los dioses (un novio/a, amor eterno, mucha felicidad con alguna persona particular), puede hacerlo ese día escribiendo en uno o varios estos papeles. Con suerte, Tanabata los leerá e intercederá a su favor.

Y si no funciona, y se es mujer buscando al príncipe azul (o de cualquier color), siempre queda acudir al blog: “Ponle Una Vela A San Antonio”. Menos japonés pero quizás más efectivo.
Reacciones:

Publicar un comentario

(c) Daniel Vidal. Con la tecnología de Blogger.
 
Top