La Asamblea General de la ONU decidió celebrar el 26 de junio el Día Internacional de la lucha contra el uso indebido y el tráfico ilícito de drogas, como forma de expresar su determinación de consolidar la acción y la cooperación en todos los planos a fin de alcanzar el objetivo de una sociedad internacional libre del uso indebido de drogas. La Asamblea tomó esa medida el 7 de diciembre de 1987 (resolución 42/112), sobre la base de lo recomendado por la Conferencia Internacional sobre el Uso Indebido y el Tráfico Ilícito de Drogas que había aprobado el 26 de junio de 1987 el Plan Amplio y Multidisciplinario de actividades futuras en materia de fiscalización del uso indebido de drogas.

El 23 de febrero de 1990, durante un período extraordinario de sesiones dedicado al uso indebido de drogas, la Asamblea aprobó el Programa Mundial de Acción contra las drogas ilícitas y declaró que se observaría el Día Internacional como parte de las acciones para conseguir que el público tuviera mayor conciencia de la lucha contra el uso indebido y promover la adopción de medidas preventivas (resolución S-17/2, anexo).

Que conste que de lo que hoy se trata es de denunciar y prevenir el tráfico ilícito de drogas (el tráfico lícito, no vayamos a prohibirlo) y su uso indebido (o sea, que no hay problema con su uso debido). Vamos, que no es el "Día Internacional contra las Drogas" (como se empeñan en 'rebautizar' algunos).

Y es que, si ya hay problema para conocer los orígenes de la palabra droga, sólo faltaban las sutilezas léxicas, la ausencia de una definición homogénea, sus variados sentidos en diferentes idiomas y la existencia de lugares míticos como el "Drugstore David" de la calle Tusset.

Para evitar confusiones, el Ministerio de Sanidad y Consumo tiene en marcha el Plan Nacional sobre Drogas (tampoco es "contra las" -fíjense Uds.-). No sabemos si consigue evitar las confusiones, pero al menos, tampoco evita cierta sorna con la elección de algunas de sus campañas:

Imagen de la Campaña de 2006 (última que aparece en la web). Anuncio re-utilizable para hablar de los de Cercanías de Barcelona, del Euromed para San Juan (se descarrila por ir a 125 km./h. cuando estaba señalado 30 km./h.) y un largo etc.

En este otro caso (campaña del 2003), hablar de "pasar facturas" cuando en España este tipo de documentos, al redactarse, son considerados dentro del género de "literatura fantástica", no parece resultar muy adecuado.
Reacciones:

Publicar un comentario

Gracias por tus comentarios, críticas, ideas, sugerencias, inquietudes.
Sin tus aportes, todos himajinamos menos.

(c) Daniel Vidal. Con la tecnología de Blogger.
 
Top