Yo no sé si acabar de creérmelo. No por un problema de tendencias políticas, sino porque en estas cosas, soy como Santo Tomás, quien, según Juan 20:24-29, cuando se le anuncia la resurrección de Jesús, se niega a admitirla: "Si no veo en sus manos la señal de los clavos y meto mi dedo en el lugar de los clavos, y meto mi mano en su costado, no creeré." Ocho días después, Tomás tocó con sus propias manos las heridas de Jesús en las manos y en su costado. Y Jesús le recriminó haber necesitado ver para creer.

Como digo, para estas cosas yo soy un poco tomasino. Y claro, como ese mismo 21 de diciembre es San Tomás (aunque muchos lo celebren el 3 de julio, fecha de su martirio), me pregunto.. ¿Coincidencia o subliminal señal para cultos incrédulos himajinarios?.
Reacciones:

Publicar un comentario

  1. Compte, que arribi el 21 de desembre no vol dir que comercialment es pugui fer servir des de llavors.
    En tot cas, l'Alvia només triga 30 mins. més del que trigarà l'ave. Tenim ja un tren de comoditat idèntica, amb vagons idèntics,que perd 30 minuts el tros fins Tarragona que va per la via tradicional.

    ResponderEliminar

Gracias por tus comentarios, críticas, ideas, sugerencias, inquietudes.
Sin tus aportes, todos himajinamos menos.

(c) Daniel Vidal. Con la tecnología de Blogger.
 
Top