Realmente no hay nada peor que ver a un limón o una naranja triste. Y especialmente duro debe ser no poder preguntarle al frutil elemento cuál es la causa dicha tristeza (bueno, preguntárselo se puede, pero que te conteste es más difícil).

Y si además, la tristeza fuera masiva en limoneros y naranjales, ¡¡ qué tragedia !!.

Por eso, la Generalitat, que está en todo (excepto en cuestiones de infraestructuras y suministros vitales para el país), publica hoy en el DOGC, la "ORDRE AAR/294/2007, de 2 d'agost, per la qual s'aproven les bases reguladores dels ajuts que integren el pla de sanejament de les plantacions citrícoles afectades pel virus de la tristesa, i es convoquen els corresponents a l'any 2007."

Yo pensando que la tristeza la causaba ver los sueldos bajos y las hipotecas altas, el Barça perdiendo ante el Getafe, descubrir que el poco pelo que a uno le va quedando se vuelve además canoso y otras cuestiones similares que no detallo para no pasar de la tristeza a la depresión... ¡ y en realidad la causa de la tristeza es un virus!

¿Por qué el Dr. Norton o el Panda ese no han solucionado este vírico tema antes? Y lo que es peor, ¿por qué la Generalitat sólo da ayudas a eliminar ese virus de naranjas y limones? ¿No nos puede innocular a nosotros la vacuna o el remedio? Está claro que Naranjito fue un privilegiado. Él sin duda (y su troupe, Limoncito y Clementina, cítricos todos) sí disfrutó de la medicina anti-tristeza (aunque, viendo sus calcetines, dudo que la subvencionara la Generalitat) y así sigue hoy en día, sonriendo cual cítrico ignorante del pesar y tristeza que acecha a nuestro entorno. Si en su momentó se entonó el "Papeles para todos"... hoy debería también proclamarse "Medicinas naranjiles para todos".

Reacciones:

Publicar un comentario

  1. com a curiositat
    http://www.directe.cat/puntdemira/la-taronja-feixista

    ResponderEliminar
  2. Interessant,

    Intentaré confirmar-ho.... :) Però gràcies pq realment és curiós.

    ResponderEliminar

Gracias por tus comentarios, críticas, ideas, sugerencias, inquietudes.
Sin tus aportes, todos himajinamos menos.

(c) Daniel Vidal. Con la tecnología de Blogger.
 
Top