El Business Week de esta semana (número doble 4047, correspondiente al 20 y 27 de agosto) está protagonizado por una serie de artículos acerca del “Future of Work”.

Como bien indica el primero de los textos, el tema no es nuevo. Y de hecho, las cuestiones a las que alude son recurrentes y quedan sin respuesta, limitándose a ofrecer los ya cansinos tópicos acerca de los futuros parabienes o paramales de la tecnología, la globalización y los cambios que significarán en nuestras vidas.

Sin embargo, su lectura es altamente recomendable. No sólo por reflejar curiosos datos (el 6% de los empleados de menos de 30 años han llamado ‘papá’ o ‘mamá’ alguna vez a sus jefes), sino porque a diferencia de muchos textos anteriores se realiza (voluntariamente o no, esto no lo sé) unas constantes alusiones a los cambios sociológicos derivados de las nuevas tecnologías (y la globalización, y el mayor nivel educativo, etc.).

Fiel al estilo himajinario, no hay resumen que valga del conjunto de artículos, o sea que, si el tema interesa, su lectura es pertinente.

Sí, sin embargo, creo que deben señalarse tres cosas:

  • a) Aunque siempre se incide en los cambios dentro de la organización empresarial (las ‘nuevas’ relaciones con compañeros y jefes), se omite un cambio posiblemente mayor: el de las relaciones con los clientes y ‘terceros’ (más personales, más directas, menos profesionales y mucho más sinceras que las que solían tenerse).
  • b) La importancia (cada vez más reconocida) al talento, a la organización como elemento componedor de talento. Aún se infravalora la creatividad.
  • c) La casi ausencia del vocablo ‘teletrabajo’. De hecho, la cantidad de veces que dicho término aparece en un estudio acerca de tendencias laborales suele ser inversamente proporcional a su grado de interés y valía, de ahí mi fijación en este criterio. En este sentido, sin perjuicio de los ejemplos de trabajos realizados desde casa (existentes y, lógicamente, en aumento), es importante destacar el novedoso enfoque que se les da a los mismos, en lugar de la tradicional imagen de realización del mismo trabajo en casa. Especialmente interesante es la división de trabajos ‘ordinarios’ (clasificar fotografías, transcribir textos, etc.) en múltiples micro-trabajos a realizar por multitud de personas a cambio de ¿nada? (o nada siginificativo).

Conclusión: Recomendable lectura de 50 páginas divididas en 22 condensados artículos.

Reacciones:

Publicar un comentario

  1. Molt bon comentari. Jo precisament ahir vaig llegir-lo. No m'havia fixat en l'absència del teletreball... però si anava pensant "en mis adentros" en la distància a la que encara estem del "món civilitzat", encara que els EUA no siguin precisament un exemple pel que respecta a relacions laborals.

    ResponderEliminar

Gracias por tus comentarios, críticas, ideas, sugerencias, inquietudes.
Sin tus aportes, todos himajinamos menos.

(c) Daniel Vidal. Con la tecnología de Blogger.
 
Top