La celebración hoy del Día Internacional de las Viudas (que no los viudos) tiene su origen en la fundadora de Loomba Trust, una organización promovida por Raj Loomba, cuya madre se convirtió en viuda tal día como hoy de 1954 con sólo 37 años y teniendo que tirar hacia adelante a ella y seis hermanos más.

Pese a que la jornada no tiene el reconocimiento oficial de la ONU (en ello se está), lo cierto es que, con independencia del sexismo que a buen seguro podría evitarse ampliando el foco de atención a todos los necesitados, con independencia de su sexo, pone de relieve las dificultades que surgen en las estructuras familiares cuando uno de los dos miembros desaparece (por fallecimiento o cualquier otro motivo).

En este último sentido, más acorde los principios de justicia que inspiran a Himajina, todo el reconocimiento y apoyo posible.
Reacciones:

Publicar un comentario

Gracias por tus comentarios, críticas, ideas, sugerencias, inquietudes.
Sin tus aportes, todos himajinamos menos.

(c) Daniel Vidal. Con la tecnología de Blogger.
 
Top