Tu quoque, Brute, fili mi” (“¿Tú también, hijo mío?”).

Esas (u otras parecidas como “Et tu, Brute -¿Y tú también, Bruto?-”, o, en griego, “Kai su, teknon? -¿Incluso tú, hijo mío?-”) son las últimas palabras que se atribuyen a Julio César a tenor de la obra de William Shakespeare.

Pues parecidas palabras me surgen ante la lectura del BOE de hoy:

vivienda

¿De verdad es necesario que haya oficinas de información y orientación al ciudadano en materia de vivienda? ¿No hay ya bastante información/desinformación? Sólo falta que orienten sobre hipotecas subrogables a la descendencia.

Reacciones:

Publicar un comentario

Gracias por tus comentarios, críticas, ideas, sugerencias, inquietudes.
Sin tus aportes, todos himajinamos menos.

(c) Daniel Vidal. Con la tecnología de Blogger.
 
Top