En ocasiones, sucede aquello que no esperabas que pasara. No es que no supieras que podía pasar, sino que firmemente creías que no tendría lógica que pasara, por cuanto, en realidad, no tendría sentido que sucediera, y menos por parte de quien/quienes, al final, provocan que así acontezca. Sea como sea, pasa. Hace/n que pase.

a_traicion

Sin embargo, uno, en su inútil clarividencia, tiene desde hace tiempo algunas cosas muy claras, un estómago de ágil digestión, ciertas canas (bien disimuladas, todo hay que decirlo) y, sobretodo, una perspectiva que permite dimensionar con comedida corrección aquello que le acontece a uno respecto de lo que pasa más allá.

Conclusión: que no pasa nada. En serio. Pero hoy ha sido un "Día de" de los de cosecha propia; y este, un post mnemotécnico que me servirá para recordar -y no olvidar, como acostumbro- el porqué de otras celebraciones (sean o no "Días de").

Reacciones:

Publicar un comentario

Gracias por tus comentarios, críticas, ideas, sugerencias, inquietudes.
Sin tus aportes, todos himajinamos menos.

(c) Daniel Vidal. Con la tecnología de Blogger.
 
Top