empadronamiento

Un año y medio más tarde de la compra del piso… ya estoy empadronado. Aprovechando esta semana de semi-asueto profesional, he ido a hacer la gestión personalmente. Me resultaba curioso como, siendo válida tanta la opción de acreditar el domicilio con la escritura (¡original!) como un recibo de una compañía de suministro, el funcionario (amable, hay que decirlo) ante ambos documentos, prefería la escritura, y cómo leía la parte del precio pagado (que está en una página bastante más interior de la que define la finca objeto de compra y su sujeto comprador –un servidor-). ¿Curiosidad (alias ‘chafarderismo’)?

firmadigital En cualquier caso, en el mismo sitio e inmediatamente después (ya que iba, vamos a aprovechar), me he vuelto a sacar un certificado digital electrónico moderno. Para ello, era imprescindible ‘renunciar’ a uno previo y que creo está instalado en el ordenador del despacho. Lo curioso es el formulario de ‘revocación’. En él, que claramente se indica que quien lo solicita y firma es el “suscriptor del certificado”, está como opción a marcar como motivo de la revocación “la muerte del suscriptor” (que, aún así, esperan que firme).

Y, paradojas propias, aparezco con el domicilio anterior, cosa que el funcionario no ha advertido ni corregido y yo, qué queréis, he dejado pasar porque estas cosas, al final, tienen su gracia.

Reacciones:

Publicar un comentario

Gracias por tus comentarios, críticas, ideas, sugerencias, inquietudes.
Sin tus aportes, todos himajinamos menos.

(c) Daniel Vidal. Con la tecnología de Blogger.
 
Top