Aunque con pocos ánimos (hace frío, tengo sueño) acudo a la Media Maratón de Terrassa. De nuevo, me medio pierdo para encontrar la salida, a la que llego justísimo de tiempo.

El objetivo: acabar los 21 kilómetros (y algo) en menos de 2 horas, algo que no pude hacer (por dos minutos) en mi único antecedente en la distancia: la media maratón de Barcelona del año pasado.

mitja terrassa

Esta vez, contaba con la inestimable ayuda de mi nuevísimo Forerunner 305 (regalo de Reyes), que todavía no había estrenado.

Salgo bastante atrás y a un ritmo que yo creía muy lento, rodeado de gente. Sin embargo, el Fore me indicaba que sólo iba algo por encima de los 5 minutos por kilómetro, por lo que entraba dentro del tiempo deseado.

Al principio muy bien. Los kilómetros 7 a 9, bastante duros (no sólo por ser en una casi interminable subida sino porque noto que ambos pies sufren de ampollas que me acompañarán –dolorosamente- hasta el final) pero de ahí hasta el 14 ‘rodaba’ bien y contento. A partir del 14, empiezo a notar cansancio, que ‘llevo bien’ hasta el km. 18, a partir del cual toca sufrir, ya que los 3 km finales son en subida (dura y en la que he abusado de la blasfemia activa y generalizada).

Como curiosidad y ejemplo de novatismo tecnológico-atlético, el Fore se me queda sin batería en el km. 8, luego a partir de ahí iba completamente a ciegas en cuanto tiempo.

mitja terrassa tiempo

Al final: 1:49:56... por cuatro segundos ¡¡sub 1’50h!! . No puedo moverme, pero estoy de un contento…

Reacciones:

Publicar un comentario

  1. Ets L.P.C (o sigui, com Iniesta a Stanford Bridge).

    Estem amb tu, aviat et farem fora del club "sedentari" :-) per no respectar el descans i voler superar les teves pròpies marques

    Ferran de Sedentaris.cat

    PD: he fet una "piulada" a twitter amb enllaç a la crònica

    ResponderEliminar
  2. Ei, felicitats!! Cada cop et superes!!

    ResponderEliminar

Gracias por tus comentarios, críticas, ideas, sugerencias, inquietudes.
Sin tus aportes, todos himajinamos menos.

(c) Daniel Vidal. Con la tecnología de Blogger.
 
Top