Todos los integrantes de la cena, con la única baja de un salsero de pro, nos hemos acercado al vecino Hilton a tomar un cocktail.

Aunque el personal ha sido más que atento y nada se puede objetar ni a las instalaciones ni a la predisposición mostrada, lo cierto es que la pericia cockteleril no es, me temo, el principal atractivo de los responsables del bar del lobby.

Sea como sea, ha estado muy bien. La última vez que estuve en este hall fue hace un tiempecillo, durante la (dura) negociación, a intempestivas horas, con el responsable en Europa de patentes y licencias de la otrora más grande corporación informática mundial. Dado que aquel tema se resolvió, in extremis, también de manera bastante positiva, se confirma de nuevo el 'buen rollo' del local.

Reacciones:

Publicar un comentario

  1. ¿quién es esa señora en la puerta? No la vimos...
    En todo caso, coincido en el buen ambiente del cóctel y de la cena.

    ResponderEliminar
  2. Els còctels força diferents als que normalment prenem, però l'entorn i la qualitat del servei estan molt bé. Potser a l'hotel li toca un rentat de cara (l'any vinent farà vint anys que porta funcionant).

    ResponderEliminar
  3. La señora de la puerta no la vimos porque la foto no es propia... es de la web de la empresa de alfombras y moquetas que, al parecer, suministró al hotel.

    ResponderEliminar

Gracias por tus comentarios, críticas, ideas, sugerencias, inquietudes.
Sin tus aportes, todos himajinamos menos.

(c) Daniel Vidal. Con la tecnología de Blogger.
 
Top