sableA la guerra no se puede ir de cualquier manera. Uno tiene que estar limpio y pulido, con el uniforme de gala impecable, ya que así, además de impresionar al enemigo, uno sale mejor en televisión.

Supongo que por tales motivos o a causa de la crisis y poder oficialmente "sablear" ("Pedir y obtener de alguien dinero o cosas en préstamo, sin ánimo de devolverlo"),   se convocó el pasado sábado por parte de la armada un concurso público para la adquisición de sables, un elemento que algún motivo tendrá para seguir formando parte del uniforme, aunque la verdad es que no lo conozco.

En la época de las armas de fuego, ¿quién utiliza el sable?. ¿Cuál ha sido el último uso de uno de ellos "en combate" o en una lucha?. Su provecho requeriría una doble circunstancia, que ni el 'sableador' ni el 'sableao' dispusieran de armas de fuego o dispositivos tecnológicamente más avanzados y más disuasorios.

Reacciones:

Publicar un comentario

  1. Deberías saber que el uso del sable es un elemento ceremonial y de protocolo. Ya sé en el siglo XXi eso de guardar las tradiciones y conservar las formas que hemos heredado está pasado de moda, pero supongo que lo que más pasado de moda está es la inteligencia y el molestarse en buscar información antes de soltar tonterías. Eso sí las tonterías no solo no están pasadas de moda sino que cada día crecen de forma exponencial.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo comentarista:
    ¡Cuánta razón tienes! Mira que no saber que el sable lo usan de elemento ceremonial y de protocolo... los hay sin cultura, tú.
    Curioso esto de la cultura. Hay quien la acumula pero no la digiere. Qué lástima. Porque "guardar las tradiciones y conservar las formas" parece razonable. Pero comprar sables creo que no lo es. Y si los trajes de ceremonial, en todos los ámbitos, se han ido actualizando, más aún debería hacerse cuando la obsolescencia no deriva de la moda, sino de la inutilidad del complemento (bastante caro, por cierto).
    En cualquier caso, gracias por el comentario.

    ResponderEliminar

Gracias por tus comentarios, críticas, ideas, sugerencias, inquietudes.
Sin tus aportes, todos himajinamos menos.

(c) Daniel Vidal. Con la tecnología de Blogger.
 
Top