Sin duda, creo que una de las mejores decisiones hoteleras entre mis últimos viajes.

No fue sencillo escoger, ya que se hizo muy a última hora, con precios bastante elevados de media y ante un conjunto de hoteles muy atractivos (especialmente en cuanto a diseño y ubicación).

homewoodLa elección, finalmente, ha sido el Homewwood Suites by Hilton, un hotel espléndidamente situado cuyas habitaciones (creo que casi todas), son suites de dos salas equipadas con una completísima cocina (nevera/congelador, cocina, lavaplatos, cafetera, tostadora, platos, vasos, cubiertos, manoplas, etc.). Dispone asimismo de Internet gratuito por cable y Wifi (en todo el hotel). Un business center abierto las 24 horas (gratuito). Una sala de fitness (con pesas y unas modernas máquinas de cardio) y una piscina (pequeña), ambas cosas con magníficas vistas (piso 19). Además, los huéspedes pueden acceder sin coste al gimnasio Crunch con el que comparte edificio.

Además en el precio está incluido un buffet desayuno que, por ahora, se ha demostrado como completo y variado, y de lunes a jueves, hay unas 'cenas ligeras' en formato buffet, con pizzas, patatas fritas, tortillas, bebidas sin límite (incluyendo cerveza), helados, etc. Tanto en el desayuno como en esta cena es posible empaquetarse la comida para tomarla luego.

Por todo lo dicho, aparece en todas las guías como el hotel más recomendable para estancias largas y/o familiares, siendo ideal para niños.

La habitación dada está en el piso más alto. Y realmente es cómoda. Se añade a ello, las dos teles que, junto al microondas, unas palomitas que el propio hotel deja como cortesía (y reponen diariamente) y un cómodo sofá, invitan a gandulear viendo la tele.

Aunque no es tan trendy ni espectacular como muchas de sus alternativas (que son incluso más baratas), tengo la sensación de haber acertado plenamente, de ahí su recomendación.

Reacciones:

Publicar un comentario

Gracias por tus comentarios, críticas, ideas, sugerencias, inquietudes.
Sin tus aportes, todos himajinamos menos.

(c) Daniel Vidal. Con la tecnología de Blogger.
 
Top