Hay pocas empresas que conozca que merezcan más un apoyo o subvención que unos clientes cercanos a Barcelona, que de un negocio humilde y familiar están intentando pasar a un modelo industrial para poder competir (ya lo hacen) con multinacionales agroalimentarias.

Esta mañana he tenido una reunión con ellos y los representantes de una administración (omitiremos detalles) a los efectos de evaluar una solicitud de subvención tramitada hace dos años y provisionalmente concedida.

Pues bien, sin motivos de especial trascendencia, y pese a voluntariamente mi cliente anticipó su renuncia a una parte del proyecto subvencionado, parece que se presentan obstáculos para la obtención del resto de las ayudas (unos 6.000 euros) que, lógicamente, lucharemos por mantener.

dinero publico

Una lástima, la verdad, porque ahora más que nunca es cuando las administraciones no deberían presentar más problemas de los que la ya complicada situación económica general plantea.

Conste que se lo he dicho… si fueras un banco, una filial automovilística o un cantautor… pero siendo economía productiva 100% de aquí… no hay nada que hacer.

Reacciones:

Publicar un comentario

Gracias por tus comentarios, críticas, ideas, sugerencias, inquietudes.
Sin tus aportes, todos himajinamos menos.

(c) Daniel Vidal. Con la tecnología de Blogger.
 
Top