He comprobado (al igual que mi cinturón, algunos pantalones, muchos de mis amigos y alguna que otra camiseta que se resiste a ser utilizada) que cada vez voy menos al gimnasio. De hecho, sí que suelo ir, pero para tomar el sol y disfrutar de sesiones jacuzzeras, esto es, algo bastante alejado de lo que se comunmente se entiende por "ir al gimnasio".

Tiempo ha ya, pues, de mis sesiones de spinning, body pump, sala de fitness y carreras de 10 km. Los sudores, provienen últimamente sólo de algunas facturas hipotecarias, el calor estival y muy poco del ejercicio deportivo.

Por ello, decidí comprar hace un par de semanas una máquina multifunción de estas que te permiten ejercitar casi todo el cuerpo (salvo las cejas y alguna cosa más).

El primer show fue el traslado de la máquina. Dos cajas de impresionantes dimensiones y de un peso nada despreciable que constituyeron, en sí mismas, una fuente de ejercicios diversos y de posteriores dolores de espalda. Pero quedaba aún quedaba lo mejor, el montaje del engendro.

Una dilatada experiencia como montador amateur de muebles de IKEA no es suficiente para esta tarea. Durante dos semanas he estado montando poco a poco el amasijo de hierros, protecciones, pesas, poleas y cables hasta que hoy, finalmente, he dado por concluida mi construcción más elaborada, la máquina-gimnastera-multifunción-que-da-risa-verla.

Digo que da risa porque, además de que misterioramente han sobrado unas cuantas piezas, ocupa una barbaridad de espacio (en la tienda parecía más pequeña) y tengo serias dudas de que vaya a ser más utilizada de lo que lo está siendo el peine de Mortadelo, pero bueno.

En cualquier caso, creo que dará al piso una imagen deportiva. Y si no, siempre puede reciclarse como macetero exótico.
Reacciones:

Publicar un comentario

  1. La trocola, te has olvidado de ponerla en lo que corresponde al lado occipital del aparato.

    ResponderEliminar
  2. no sé yo si al final tendrías que haber seguido yendo al gimnasio. Además, el suelo se queda hecho un asco con el sudor y a largo plazo hay que protegerlo. Como macetero me parece grande.

    ResponderEliminar
  3. Vaya... veo que sois unos auténticos entendidos...

    La foto no se corresponde con mi 'creación', aunque creo que sí es la misma máquina/modelo.

    Efectivamente la trocola creo que está mal en la foto. En mi caso, diría que queda bastante más abajo.

    En relación con el suelo y el sudor... en mi caso el suelo de esa habitación es un tanto extraño y creo que resistiría. En cualquier caso, como digo, no creo que la use demasiado y, en consecuencia, no espero mucha transpiración.

    ResponderEliminar
  4. I jo que he decidit no comprar més cd's i dvd's perquè ocupen espai...

    ResponderEliminar

Gracias por tus comentarios, críticas, ideas, sugerencias, inquietudes.
Sin tus aportes, todos himajinamos menos.

(c) Daniel Vidal. Con la tecnología de Blogger.
 
Top