Hoy estaba previsto acudir al preestreno de la película hispano-mejicana "Kilómetro 31", un film que, como su cartel ya avanza, tiene como género el terror.

A tres horas de la proyección, me llaman al móvil para informarme que, por extraños motivos, se anula la sesión prevista sin poder concretar cuándo se realizará (si es que se llega a realizar).

Si la voz del informante hubiera sido más grave, hubiera habido algún grito ahogado como sonido ambiente y la conversación hubiera acabado más abruptamente en lugar de un educado "lo lamentamos, etc."... la anulación hubiera sido, como mínimo, mucho más interesante.
Reacciones:

Publicar un comentario

Gracias por tus comentarios, críticas, ideas, sugerencias, inquietudes.
Sin tus aportes, todos himajinamos menos.

(c) Daniel Vidal. Con la tecnología de Blogger.
 
Top