Muy bonito, de verdad. Y aunque la mayoría pensará que la frase anterior se refiere a los 90 minutos (aprox.) de juego, en realidad me refiero a todo el encuentro.

Porque además del partido de fútbol (que estuvo francamente bien), el encuentro de las aficiones fue ejemplar. Para empezar, media hora antes del partido se saludó en catalán a los seguidores (múltiples) del Barça, y después, se puso el himno blaugrana.

En el transcurso del partido, se respetaron las aficiones e incluso se respetaron turnos para entonar los cánticos. Y el terreno de juego, impecable. Una auténtica alfombra verde. ¿Acaso alguien piensa que no es importante un buen terreno de juego para goles como el de Henry o las paredes blaugranas?.


El Celtic, si no fuera un club señorial, podría haber encharcado el campo, cortado el cesped irregularmente, etc. Total, para marcar de cabeza como suelen (e hicieron). Pero no actuaron así.

Algún rufián pensará que por no hacerlo, perdieron el partido. Y es posible. Pero ganaron algo posiblemente más importante, un respeto enorme por parte de todos los que entienden de deporte (más allá de entender sobre fútbol).

Ya anticipé en un post anterior que el Celtic es una entidad que merece un 10. Confío que en el partido de vuelta podamos estar si no a la altura, al menos en un digno nivel.
Reacciones:

Publicar un comentario

Gracias por tus comentarios, críticas, ideas, sugerencias, inquietudes.
Sin tus aportes, todos himajinamos menos.

(c) Daniel Vidal. Con la tecnología de Blogger.
 
Top