Tras haber encontrado un local -un pub- en el que en principio era posible ver el partido de fútbol, descubro vía zappıng la posibilidad de verlo desde la habitación, a través del canal NTV.

Contento por no tener que salir a intempestivas y frías horas al exterior, se encarga una cena ligera y se aprovisiona uno para poder disfrutar de un buen partido (un Sevılla-Barça promete) con una locución un tanto diferente a la de Puyal).

Todo preparado. 23 horas. El partido comienza. Pero en el minuto 4:47 de la primera parte, un fenómeno extranyo sucede: el tiempo se para. Los jugadores (y el árbıtro) restan inmóviles. La parálisis no es por un delay del satélite.. y si lo es, no hay perdón posible... después de más de media hora, la imagen es la misma.. y el reloj sigue mostrando el minuto 4:47.

Al final, uno se duerme antes de hora y sin seguir el partido, enterado -eso sí- del sımultáneo incendio declarado en Londres, en Candem Market.. Lástima que allí los bomberos no puedan pulsar el 'pause' futbolero y apagar así antes el fuego.
Reacciones:

Publicar un comentario

Gracias por tus comentarios, críticas, ideas, sugerencias, inquietudes.
Sin tus aportes, todos himajinamos menos.

(c) Daniel Vidal. Con la tecnología de Blogger.
 
Top