En relación con los tradicionales posts "Día de", el de hoy es un pseudo-día. Y, como suele ser una constante, en mi caso significa madrugón dominguero y transcurrir la práctica totalidad de la jornada en un significativo colegio electoral (10 mesas), con la responsabilidad también de comprobar qué pasa y cómo va en los colegios cercanos.

Para empezar, acudo temprano porque, además de haberlo convenido así, entiendo que es imprescindible que alguien guíe a los componentes de las mesas y les aclare la multitud de preguntas sobre el procedimiento a seguir. Voilà la primera de las (reiteradas y periódicas) críticas: ¿No podría haber un representante/funcionario/eventual de la Administración que explicara a los miembros de las meses el cómo de las cosas y de su trabajo en esa jornada?. Al final, realización de pequeñas 'masterclass' y demostraciones, cual presentación tupperware o improvisada clase de spinning.

Segundo aspecto crítico: Las papeletas para el Senado.

a) El colegio se queda pequeño (y aseguro que no lo es) para estas papeletas. Era necesario más espacio corpóreo para su consulta y escritura. Deberían haberse habilitado más mesas, a diferentes alturas, para que la gente pudiera marcar las correspondientes casillas. En este sentido, he visto gente apoyándose en paredes, en el suelo, sobre las pilas de las papeletas al Congreso, en la espalda de acompañantes...
b) ¿Instrucciones? (Comprensibles y didácticas, please). Leer punto "f".

c) ¿Sobres más grandes?.... Meter una cosa tan grande en algo bastante más pequeño no resulta siempre sencillo, ¿verdad? :) Se tenía que ser un auténtico maestre del origami para obtener un sobre lleno en lugar de un churro relleno.

d) Bolígrafos. Ausencia total de bolígrafos a disposición del público. Los que se consiguían, desaparecían con asombrosa rapidez (el denominado 'síndrome Alimentaria').

e) Inadaptación de estas papeletas y su mecánica de votación a las cabinas individuales para votar "secretamente". ¿Alguien ha probado alguna vez de marcar ahí una papeleta XXL?


g) Mal "packaging". Las papeletas de Congreso y Senado estaban en unas cajas rectangulares de considerable tamaño y más considerable peso. Pues bien, las sabanas papeletas del Senado estaban en el fondo de cada caja, ubicación que, aunque pueda parecer lógica en términos de consistencia, hacía necesario tener que sacar miles de papeletas del Congreso para acceder a las del Senado. ¿No era posible distribuir las papeletas en cajas diferenciadas?. Al respecto, unos datos:
  • 908 millones de papeletas y 81,7 millones de sobres. Con un censo de 35.072.209 españoles con derecho al voto y con la premisa de dos sobres por cada votante, sobran aún unos 10 millones de sobres. ¿No son demasiados?
  • 873 millones de papeletas para el Congreso y 35 millones planchas de color salmón. Si la información es correcta (aunque ver datos 'alternativos'), significa reconocer que no había suficientes sábanas papeletas para todos los teóricos votantes. ¿No es contradictorio con lo anterior?

  • Sigue abierta la convocatoria himajinaria para plantar 10 árboles el próximo día 30. Como puede comprobarse por las cifras dadas, esos árboles hacen mucha falta . Concretamente, sólo en papeletas (sin sobres ni guías electorales) se usaron 1.589 toneladas de papel, obtenido de la madera de unos 22.246 árboles adultos de 20 centímetros de diámetro y 25 metros de alto.
No me extiendo más (aunque creo que habría para mucho, mucho). Los análisis político-sociales, en los correspondientes foros y blogs. A leerlos toca.
Reacciones:

Publicar un comentario

  1. Caram, caram.... o sigui que també ets interventor/apoderat en estones lliures?

    ResponderEliminar
  2. Caram, caram.... o sigui que també ets interventor/apoderat en estones lliures?

    ResponderEliminar
  3. En estones lliures, lliures... no. :)

    ResponderEliminar

Gracias por tus comentarios, críticas, ideas, sugerencias, inquietudes.
Sin tus aportes, todos himajinamos menos.

(c) Daniel Vidal. Con la tecnología de Blogger.
 
Top