Adiós a la Copa del Rey.

Sin desmerecer a un Valencia que hizo su partido y actúo de un modo más que sobresaliente (marcando tres goles), el Barça sólo ha parecido jugarse algo en los últimos treinta minutos de partido.

Con mayo intensidad, el Barça no sólo se habría clasificado para la final, sino que seguramente hubiera ganado bastantes títulos más de los que actualmente dispone. De hecho, la gran diferencia en estos últimos años entre el Barça y el Real Madrid siempre ha sido que el equipo merengue acostumbra a ofrecer combate y entrega (con independencia de calidad y estrategia) hasta el último minuto, mientras que el Barça suele combinar momentos explosivos con períodos de juego a medio gas.

Sea como sea, de no puedo sino seguir pidiendo públicamente el mantenimiento de Zambrotta en el banquillo. No sólo aporta poco o nada a nivel ofensivo, sino que defensivamente es poco seguro y pierde balones con excesiva facilidad. Quizás puede jugar mejor en otra posición, lo desconozco. Pero en su actual ubicación es un lastre para el equipo.

Eran tres competiciones. Ahora son dos. Veremos qué tal.
Reacciones:

Publicar un comentario

Gracias por tus comentarios, críticas, ideas, sugerencias, inquietudes.
Sin tus aportes, todos himajinamos menos.

(c) Daniel Vidal. Con la tecnología de Blogger.
 
Top