Obligaciones profesionales/personales me hacen estar hoy (y durante unos días) de nuevo en Estambul.

A diferencia de la reciente ocasión anterior, y siguiendo los consejos de algunos ilustres bloggueros, no he utilizado la siempre ¿merecidamente? denostada Iberia y su famoso irracional y antiecológico trayecto Bcn-Mad-Estambul, sino un Bcn-Munich-Estambul que, entre otras cosas, ha exigido un nuevo madrugón que, a estas horas, realmente está mostrando sus efectos más intensos.

La escala en Munich ha sido breve, apenas 40 minutos. El tiempo suficiente para hacer unas pequeñas compras y, observar que, entre tiendas de ropa, souvenirs, kioskos, cafeterías, etc. el aeropuerto Munichense o Munichero posee un considerable sex shop.


Como curiosidad, destacar que este negocio posee dos entradas/salidas. Así, además de la entrada "normal" desde el pasillo/hall aeropuertuario, es posible acceder/salir de local yendo directa (¿y casualmente?) desde/a los baños.

Tras la escala germánica, llegada a Estambul. Después de dejar las cosas en el hotel (con un considerable tráfico previo), pequeña vuelta por los alrededores bajo una intensa lluvia y un no menos intenso frío

Al no acompañar el tiempo, y visto que últimamente en Barcelona lo he descuidado bastante, visita después al completo gimnasio del hotel, su sauna y piscina indoor. Al menos que no se diga que no se aprovechan estas cosas.

Un poco de blogging aprovechando el wifi... y a dormir!
Reacciones:

Publicar un comentario

  1. Com a mínim en aquesta ruta et donen un got d'aigua sense haver de pagar ;). A més, l'aeroport de Munic és tremendament pràctic (no es pot dir el mateix de Frankfurt, on has de fer una bona excursió per enllaçar vols).

    ResponderEliminar

Gracias por tus comentarios, críticas, ideas, sugerencias, inquietudes.
Sin tus aportes, todos himajinamos menos.

(c) Daniel Vidal. Con la tecnología de Blogger.
 
Top