Gracias a una iniciativa de la UNESCO y el Instituto Internacional del Teatro (ITI), organización internacional no gubernamental en el dominio de las artes escénicas, se creó este día en 1961, al ser la fecha del inicio de la temporada del entonces denominado Théâtre des Nations de Paris, actualmente Théâtre de la Ville.

Partícipe en todas las representaciones teatrales en las que he tenido oportunidad (pastorets incluido), creo firmemente en la importancia del teatro, tanto para los espectadores como para los intérpretes. El directo, la improvisación ante determinados 'problemillas' (si uno conoce el mundillo o, por cualquier motivo, ve la misma representación 5 ó 6 veces -sí, yo lo he hecho en más de una ocasión- conocerá este 'divertido' fenómeno), son actitudes vitales muy distantes del copiar/pegar y de los automatismos imperantes.

No hay duda además de que el dominio y el control escénico son aptitudes útiles, apreciadas y apreciables prácticamente en cualquier ámbito profesional y/o personal.

Además, no quisiera dejar de destacar el importantisísimo (neologismo himajinario) nivel del teatro catalán. Cierto, no se alcanzan los niveles de espectadores de otros foros. Cierto, no resulta tan rentable ni popular. Pero es creativo. Es nuevo. Es joven. Es de una gran calidad. Es auténtico, arriesgado y plural. Hay buenos intérpretes, grandes directores y magníficos autores. Tiene sus problemillas (el de sus escuelas, aquí... otros, para otro día), pero es muy bueno.

La pregunta es: ¿Por qué va tan poca gente al teatro? o dicho de otro modo, ¿por qué casi siempre somos los mismos?. ¿Precio de las entradas? ¿Programación? ¿horario? (parece tonto, pero el tema de los horarios teatrales da para una tesis).

No hay excusa (o tal vez sí), pero al igual que leer, comer fruta o lavarse los dientes, se ha de ir al teatro: aporta cultura, salud y es higiénico.

Reacciones:

Publicar un comentario

Gracias por tus comentarios, críticas, ideas, sugerencias, inquietudes.
Sin tus aportes, todos himajinamos menos.

(c) Daniel Vidal. Con la tecnología de Blogger.
 
Top