La connexión a través de Munich, por mucho que uno venga de un país Schengen, implica un nuevo control de pasaportes. Al obervar el funcionario/policia que el pasaporte tiene un bastante reciente sello de entrada y salida de Estambul, me pregunta cómo va el trabajo por allá. Le respondo en mi sui generis alemán que ya veremos, aunque uno no se puede quejar.

En cualquier caso, está bien dar este toque humano a la labores de inspección que realiza. Según el International Herald Tribune de hoy mismo, ayer detuvieron en este mismo aeropuerto a una señora de 62 años por llevar en su maleta la calavera y el resto del esqueleto de su hermano, muerto hace 11 años en Brasil pero que quería ser enterrado en Italia.

Como decía, en esto de inspeccionar es mejor el toque humano (vivo).
Reacciones:

Publicar un comentario

Gracias por tus comentarios, críticas, ideas, sugerencias, inquietudes.
Sin tus aportes, todos himajinamos menos.

(c) Daniel Vidal. Con la tecnología de Blogger.
 
Top