Quizás sea porque poseo un gratísimo recuerdo los teleñecos y de Fraggle Rock o porque Pinocho (incluso en su versión Disney) me ha parecido siempre una magnífica historia. O tal vez sea porque siempre me he cuestionado quien verdaderamente mueve los hilos de ciertas cosas en el mundo.

Por un motivo o por otro, los títeres y las marionetas, ese mundo de historias explicadas mediante personajes ocultamente articulados, me ha parecido siempre fascinante. Y la celebración de su Día Mundial, que tiene lugar hoy, es motivo de alegría.

Usados en teatro (un simple calcetín en Éxit, del Tricicle, es suficiente) y en pareja evolución a los ayer homenajeados cuentacuentos, los títeres gozan de una creciente reputación y un consolidado público.

No es casual que del último viaje a Estambul precisamente me trajera un par de simples muñecos articulados que, a buen seguro, provocarán unas cuantas sonrisas.

Sea como sea, voilà aquí el mensaje seleccionado este año por la Unión Internacional de la Marioneta (UNIMA).
Reacciones:

Publicar un comentario

Gracias por tus comentarios, críticas, ideas, sugerencias, inquietudes.
Sin tus aportes, todos himajinamos menos.

(c) Daniel Vidal. Con la tecnología de Blogger.
 
Top