Acabo de imprimirme la tarjeta de embarque para mañana. Un viaje profesional a Santiago de Compostela y vuelta el mismo día. Un par de reuniones programadas con diferentes miembros del personal técnico y jurídico de la Consejería de Medio Ambiente. Ya daré cuenta del mismo (de parte de él) por aquí.

El problema: la salida (programada) del vuelo es a las 06:00 am. Y el embarque, a las 05:20 h. Si contamos ducha y aseso matinal, traslado al aeropuerto, el divertimento del control de seguridad, etc., supone tener que levantarse -como muy tarde- a las 4 am. Un poco antes, quizá.

Suerte que aún me evito la cola de facturación (y con ello, cinco/diez minutos de aeropuerto, tal vez más al ser viernes) gracias a que he podido hoy (y no antes) imprimir la tarjeta de embarque. Soy el primero (¿quizás el único?) en embarcar (o pre-embarcar). Pienso que podrían darme algún premio. Sea como sea, la experiencia es un grado y cambio el asiento preasignado por uno de primera fila, al lado de la ventanilla.

En una compañía "normal", contaría con que, en las horas de las que hablamos y previo recordarorio de la Declaración de los Derechos Humanos (versión pasajero), la azafata (o el auxiliar) de turno me suministraría una almohadita de esas de tamaño mini y una pequeña manta. Todo ello, acompañado del lateral del avión, deberían permitirme una hora de un más que necesario sueño en posición pseudo-fetal (algo es algo).

Pero como el vuelo se realiza con ClickAir (eso sí, pagado y facturado como Iberia), desconozco si habrá provisiones de tales lujosas comodidades, por lo que me estoy planteando incorporar al maletín, además de Dossieres, contratos y tarjetas, mi propia equipación pro-dormilina (que tenerla, téngola).

Y es que sueño, seguro que habrá. Dado que la vuelta tiene el 'idóneo' horario siguiente Santiago, 22:30h.-Barcelona, 23:59 h., seguramente hasta las 23:00 h. de hoy no podré sacar la tarjeta de embarque del vuelo de regreso. ¿El por qué? Un misterio, como casi todo lo que entraña esta aventura. La web de Iberia lo deja claro:

Aunque el billete de vuelta sea para mañana (día 7) y hoy (día 6) estemos en el día anterior, supongo que no puedo sacar la tarjeta de embarque porque todavía me separan más de 24 horas hasta el momento del despegue (previsto para las 22:30 h.), por lo que no puede ser hasta esta noche a esa hora que pueda imprimirme la tarjeta de embarque. Poco importa que de este modo sólo pueda dormir 3 horas.


Y es que el tema no es baladí. Como decía antes, el vuelo es pagado y facturado como Iberia, pese a que lo efectúe Clickair. En consecuencia, el sistema de auto-checkin de Clickair (que me hubiera permitido sacar ambas tarjetas de embarque hace más de una semana o de un mes -eso sí, pero no antes de 24 horas del vuelo-, como en su momento amenazé en comentar), no me reconoce la reserva, y me impide la emisión de las tarjetas de embarque, que tengo que hacer a través de Iberia, pero sólo entre 24 y 2 horas antes del vuelo, con el consiguiente inconveniente antes explicado.

¿Pueden hacer un AVE Barcelona - Santiago de Compostela para antes de mañana? ¿Con coche-cama, si us plau?
Reacciones:

Publicar un comentario

  1. Com ens van enredar (col·lectivament parlant) amb aquest invent anomenat Clickair! Mirat pel costat bo, amb aquests horaris dóna per aprofitar el dia a la destinació ;)

    ResponderEliminar

Gracias por tus comentarios, críticas, ideas, sugerencias, inquietudes.
Sin tus aportes, todos himajinamos menos.

(c) Daniel Vidal. Con la tecnología de Blogger.
 
Top