El sábado, antes de salir para Venecia, con el tiempo justo, me acerqué a la Biblioteca para devolver un libro, renovar otro y hacerles entrega de un par de revistas antes de que finalizase el período de préstamo.

Aunque ya había añadido a mi maleta un libro (el renovado), y de modo similar a como hago muchas veces con los cockatils, le pido a la bibliotecaria que me dé una novela, a su mejor criterio, de las que tenga justo a su lado (esto es, de las que le hayan devuelto recientemente o que aún no haya clasificado).

deixeu estar els nensCasualidades de la vida, la novela es "Deixeu estar els nens", de Donna Leon, una escritora italo-española nacida en USA, autora de varias novelas negras que tienen como protagonista al comisario veneciano Guido Brunetti.

En consecuencia, tengo la oportunidad de leer una historia que transcurre en Venecia mientras estoy en Venecia, y todo ello por puro azar. Dado el apasionante y casi ilimitado número de cosas a hacer en Venecia (comentario sarcástico) , tengo tiempo más que suficiente en los dos días y medio de viaje para acabarlo (283 páginas).

"Deixeu estar els nens" es una pasable novela que cumple su cometido. Tiene una correcta ambientación, un ritmo también correcto (que se acelera según se acaba la obra) y los tradicionales giros propios de una novela del género (que no es, precisamente, mi favorito).

Conclusión: Un libro sin pretensiones que, desde este punto de vista, puede dejar satisfecho a quienes buscan una novela policíaco-negra.

Un pasaje (página 101): "... i el cambrer parlava del temps amb tothom qui entrava, i tothom parlava venecià, i era com si tornés a ser una nena i això fos una petita ciutat provinciana endormiscada", "Continua sent-ho -va observar Brunetti-".

approvedTítulo: Deixeu estar els nens.
Autora: Donna Leon
Editorial: Edicions 62
Lengua: Catalán
Género: Policíaco
ISBN: 978-84-297-5962-4.

Reacciones:

Publicar un comentario

Gracias por tus comentarios, críticas, ideas, sugerencias, inquietudes.
Sin tus aportes, todos himajinamos menos.

(c) Daniel Vidal. Con la tecnología de Blogger.
 
Top