Comportamiento 1:
Un grupo de pensionistas de Titerroy (Arrecife, Canarias) vieron como el jueves irrumpieron en el local de la asociación deportiva dónde estaban nada más y nada menos que varios inspectores del gobierno autónomo y once policias. ¿Qué estaban haciendo? Pues jugar al bingo, de igual modo que a veces se ponen a jugar a cartas. ¿Los inspectores y la policía?...Desmantelando lo que luego en los informes aparece como "redes de juego ilegal". Al menos, tuvieron clemencia con las ancianas (perfil mayoritario de los asistentes) y no las detuvieron por "asociación ilícita" o similar.

¿A qué se dedica la Administración? Si a uno le roban, los esfuerzos policiales/judiciales para recuperar lo robado y la detención de los culpables son, cuanto menos, limitados. Pero si los afectados son los titulares de marcas (en asuntos como las falsificaciones -en realidad, imitaciones-) o de ciertos negocios... la cosa cambia.... 11 policias. Impresionante.
La noticia: aquí.

Comportamiento 2:
Al parecer, los vecinos se habían quejado del ruido habitual de las señoras al salir del local (vaya, no es una cosa exclusiva de los maleantes jóvenes) y las habían denunciado al ayuntamiento... Al menos, eso me comentan... pero de ahí a inspectores y 11 policias...

Comportamiento 3:
Hoy hace mal día en Barcelona. Dudo que la gente llene las terracitas como hicieron ayer (por cierto, el contastre de uno asfixiándose mientras corría la cursa y ver mientras sudas las terracitas llenas con gente al sol con su cervecita, tapas y diario dominical... cruel). Por eso, es cuanto menos destacable el comportamiento de un responsable de una conocida terraza diagonalera que esta mañana ha parado un coche de la guardia urbana porque una moto ocupaba, parcialmente, el 1% de su terraza.

Conste que no había colocado aún ni una sola mesa ni silla (la foto, es de archivo -ajeno-). ¿No podia haber montado dichas mesas y sillas y si, efectivamente, veía que se llenaba la terraza, entonces (y sólo entonces) "denunciar" la "molestísima" moto?


Ni a los vecinos quejosos, ni al denunciante terracero les quito la legitimidad de denunciar. Están en su derecho. Pero la gente debería conocer que la Ley no ampara (o no debería amparar) a quienes ejercitan tales derechos de forma abusiva.
Reacciones:

Publicar un comentario

Gracias por tus comentarios, críticas, ideas, sugerencias, inquietudes.
Sin tus aportes, todos himajinamos menos.

(c) Daniel Vidal. Con la tecnología de Blogger.
 
Top