El partido ha sido emocionante y bonito. Agradable de ver incluso si no te gusta el fútbol. Vistoso. Y ambos equipos han demostrado su nivel. Pero nosotros hemos perdido, y ellos, ganado.

Habrá quien hablará del buen fútbol ofrecido. No faltará quien aluda a la mala suerte en las lesiones y la consecuente falta de un óptimo estado de forma. Alguno, incluso, destacará la ausencia en el equipo de algún brasilero-jugador otrora clave (no, no me refiero a Motta).

Todos ellos tendrán razón. Del mismo modo que también la tendría aquél que destacara la previsibilidad de los planteamientos de ataque blaugranas, la ausencia de estrategias en jugadas a balón parado, el exceso de virtuosismo artificioso y cierta pasividad/benevolencia generalizada.

Por ello, la dignididad de la derrota de hoy no puede esconder la indignidad de cualquier otro planteamiento que no sea el de ganar los restantes partidos de Liga (Madrid-ya-campeón inclusive), procurando alcanzar el segundo puesto de la clasificación.
Reacciones:

Publicar un comentario

Gracias por tus comentarios, críticas, ideas, sugerencias, inquietudes.
Sin tus aportes, todos himajinamos menos.

(c) Daniel Vidal. Con la tecnología de Blogger.
 
Top