He recibido diversas peticiones de aclaración sobre el misterio de la salchicha publicado hace un par de días. Recordemos: el BOE publica una corrección de errores sólo para corregir la palabra "salchicha" por "salsicha". ¿Qué pasa?

En castellano, la palabra correcta es "Salchicha" que parece proceder del italiano. Así, la forma italiana SALSÌCCIA provendrían del latín SALSICIAM (de SALGUM "salado" e INSICIA "tipo de carne").

En portugués derivó a salsicha, en castellano salchicha, en francés saucisse y en inglés sausage.

Entonces... ¿por qué se indica en una norma española el término portugués?. Pues bien, porque si bien conceptualmente ambas palabras equivalen a lo mismo, jurídicamente no es así. En España, una salchicha no puede contener sulfitos. En Portugal, las salsichas sí pueden llevarlos. En consecuencia, si un productor español quiere vender en el mercado "salchichas con sulfitos", al no poder hacerlo, podría denominar las "salchichas" como "salsichas"... y ya está.

Y si alguien se pregunta cómo es posible que la denominación de venta de un producto en España pueda ser una palabra inexistente (incluso errónea podría llegar a decirse) en castellano/español, se le debe constestar que ello está permitido si el nombre utilizado se corresponde para con las denominaciones previstas en las disposiciones comunitarias, y en su defecto, por las nacionales.

Conclusión: En el mercado español pueden coexistir las salchichas (exentas de sulfitos) y las salsichas (con posible presencia/uso de sulfitos). Y la prohibición de la ley española de uso de sulfitos en salchichas deviene de escaso/casi nulo valor pese a que se cumpliera al 100%, ya que de querer "el empresario" incomporarlos, sería vendido el producto como "salsicha". Y... salvos los lectores himajinarios (y algunos más)... ¿quién notaría/sabría la diferencia?


Nota: Agradecer la colaboración de diferentes miembros de CYTALI en el esclarecimiento del misterio de la salchicha peleona.
Reacciones:

Publicar un comentario

Gracias por tus comentarios, críticas, ideas, sugerencias, inquietudes.
Sin tus aportes, todos himajinamos menos.

(c) Daniel Vidal. Con la tecnología de Blogger.
 
Top