Comida y fiesta infantil de celebración del recientísimo (ayer) cumpleaños del segundo de mis ahijados.

Como en otras ocasiones, este tipo de celebraciones resultan un encuentro perfecto para que se encuentren los amigos de los padres con sus respectivos hijos -si los tienen, claro- o, mejor dicho, los amigos del chaval con sus respectivos padres. Forzosamente, amigos todos.

Conclusión: un montón de críos pequeños (entre los 6 y los 2 años) y una ocasión magnífica para poner a prueba el estado de forma (pensando en mañana), ya que entre carreras, lanzamientos de frisbee, jugar a pillar, algo de fútbol y alguna cosa más puedo asegurar que uno acaba agotado.

Al final, entretenido día... y un motón de regalos para el homenajeado.
Reacciones:

Publicar un comentario

Gracias por tus comentarios, críticas, ideas, sugerencias, inquietudes.
Sin tus aportes, todos himajinamos menos.

(c) Daniel Vidal. Con la tecnología de Blogger.
 
Top