30 años y un día han pasado desde que Josep Tarradellas (y más que él, la Generalitat de Catalunya) regresase a Catalunya (nótese que sin derivar de la administración/régimen de entonces).

Nos lo recuerdan (los 30 años), entre otras, y además de las múltiples noticias publicadas con motivo de la efeméride, un cartel en el Palau Robert de Barcelona y una placa en el aeropuerto de Barcelona (parte central de la terminal B).

30 años después los principales debates parecen ser:
a) Josep Lluís vs. José Luís vs. el mundo
b) Unos trenes (de alta velocidad, de cercanías, de catalunya [con cámara que no sólo graba agresiones en el interior, sino que lo difunde 'motu propio' a todas las cadenas televisivas -sin parangón, oiga, esta tecnología-], otros en los que el revisor revisa según el color no del cristal).
c) otros varios y deprimentes avatares...

¿Qué pasa en el tribunal constitucional? Pero no en el sentido de si ahora recuso yo, ahora te lo 'separo'... ¿cuál es la idea/propuesta/estrategia de tener uno/dos miembros 'sensibles' al hecho catalán/autonómico?
¿Porqué el puerto de Barcelona pierde posiciones?
¿Tras la terminal sur y el AVE y el metro línea 9... cuáles son las siguientes apuestas en infraestructuras?
¿A nivel de Unión Europea, qué desde Catalunya?

Ruido, mucho ruido que no sólo no deja escuchar/ver/pensar a la gente, sino que provoca que además, aún se tapen voluntariamente los oídos.

"Ciutadans de Catalunya...." déjelo... ya no escuchan... demasiado ruido.
Reacciones:

Publicar un comentario

  1. Un comentari ben pertinent. Felicitats per l'entrada. Jo no ho hauria pogut escriure millor.

    ResponderEliminar

Gracias por tus comentarios, críticas, ideas, sugerencias, inquietudes.
Sin tus aportes, todos himajinamos menos.

(c) Daniel Vidal. Con la tecnología de Blogger.
 
Top