Cuando ya estoy en la última noche de mi viaje a Atenas, pruebo de escribir el presente post desde la IPAQ y con provecho de la conexión wifi-free que ofrece el hotel.
Un magnífico viernes, sábado y domingo atenienses se han visto significativamente afectados por la pérdida/sustracción de la cámara de fotos y, lo que es casi peor, las fotos tomadas durante estos tres días (Acrópolis, monumentos varios, curiosidades muchas, etc.).
Sin perjuicio del evidente grado de responsabilidad que me pertoca, el más que triste suceso ha pasado este mediodía en el mercado de Pireo, donde la aglomeración de gente (uno de los más grandes mercadillos y de los más concurridos en los que he estado) constituye un escenario perfecto para este tipo de cosas.
En consecuencia, las crónicas que, en su caso, sigan sobre este viaje, o no serán ilustradas, o lo serán gracias a Google Images.
Da rabia, pero siempre podría ser peor.
Reacciones:

Publicar un comentario

Gracias por tus comentarios, críticas, ideas, sugerencias, inquietudes.
Sin tus aportes, todos himajinamos menos.

(c) Daniel Vidal. Con la tecnología de Blogger.
 
Top